Los productos sanitarios que aparecen en la web cumplen con la legislación de productos sanitarios. La gama de productos Sterillium® son biocidas. Lea el etiquetado y las instrucciones de uso antes de utilizar un biocida. Utilice estos biocidas de forma segura.
coronavirus
CORONAVIRUS

Reducir la propagación de las infecciones a nivel global

Desde HARTMANN hemos estado siguiendo las recientes noticias sobre el brote de 2019-nCoV. Las autoridades de todo el mundo han establecido importantes medidas de prevención para evitar una mayor propagación. Es fundamental dar importancia al brote y sus posibles consecuencias, pero es igual de importante mantener la calma y tener en cuenta la base de hechos científicos.

El virus (2019-nCoV) pertenece a los Coronavirus dentro de la familia Coronaviridae. Estos virus envueltos causan infecciones gastrointestinales, infecciones respiratorias, como bronquitis o resfriados, pero también síndrome respiratorio agudo severo. Este último incluye representantes como SARS-CoV (coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo) y MERS-CoV (coronavirus del síndrome respiratorio del Medio Oriente). La transmisión se produce principalmente a través de pequeñas gotas de o por contacto. El período de incubación de 2019-nCoV es de hasta 14 días y el virus puede transmitirse potencialmente dentro de ese período incluso antes de que aparezcan los síntomas.

Es importante es saber que el virus (2019-nCoV) se puede inactivar con desinfectantes a base de alcohol (se requiere actividad virucida contra virus envueltos), que es el alto estándar en nuestra industria y se usa comúnmente en la desinfección profesional de manos y superficies. Los productos médicos, como máscaras, guantes, batas, batas de aislamiento, protección para los ojos y gorras también están destinados a prevenir infecciones o enfermedades, ya que proporcionan una barrera entre el usuario y el entorno potencialmente patógeno y pueden contribuir a reducir el riesgo de contaminación cruzada.

La OMS y los CDC mencionan estas medidas preventivas más efectivas para protegerse a sí mismo y a los demás:

  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos o usar un desinfectante para manos a base de alcohol.
  • Cuando se estornude, cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable o con el codo flexionado, desechar el pañuelo inmediatamente y luego lavarse las manos.
  • Tener cuidado de no tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos sin lavar.
  • Evitar el contacto cercano con cualquier persona con síntomas de resfriado o gripe.
  • Limpiar y desinfectar objetos y superficies con frecuencia.
  • Si se tiene tos, fiebre o dificultades para respirar, buscar atención médica lo antes posible.
  • Cocinar bien la carne y los huevos.
  • Evitar el contacto sin protección con animales salvajes o de granja vivos.


Una responsabilidad de todos nosotros

“2019-nCoV no es el único riesgo infeccioso que existe. El virus de la influenza y otros agentes patógenos también son riesgos potenciales, especialmente para las personas con un sistema inmunitario deteriorado, los ancianos o los niños pequeños. Aunque estos agentes patógenos no siempre reciben la misma atención por parte de las autoridades globales y los medios de comunicación. Para detener la propagación de infecciones, todos debemos asumir un cierto grado de responsabilidad. Está en nuestras manos, literalmente ", señala el Dr. Sebastian Blockus (Ciencias Aplicadas, BODE SCIENCE CENTER).

Para más información y actualizaciones sobre el desarrollo de 2019-nCoV, consulta las informaciones de la Organización Mundial de la Salud y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades del CDC.