Lindor Lady - embarazo

Pérdidas de orina en el embarazo

Durante el embarazo el cuerpo sufre muchos cambios, sobre todo a medida que va avanzando la gestación. Estos cambios, entre otros, pueden conllevar algunos escapes o pérdidas de orina, que, aunque no se hablen tanto de estas afectaciones, pueden llegar a ocurrir en el 40% de los embarazos.

Existen diferentes tipos de pérdidas de orina, pero en estos casos la gran mayoría es la que se conoce por incontinencia de esfuerzo, cuando existe una presión en el suelo pélvico elevada y los músculos no son capaces de hacer la función de cierre. Puede originarse por varios motivos:

  • Cambio hormonal del propio embarazo. Puede provocar que los músculos estén más relajados (laxos) y por tanto el tono muscular no sea el mismo.
  • El peso es otro factor. La obesidad o un peso elevado, sea previamente o generado por el embarazo, puede ser un desencadenante de las pérdidas de orina por la presión abdominal que puede generar.
  • La falta de espacio que genera el crecimiento del bebé presiona la vejiga y la deja con menor capacidad, lo que lleva a una necesidad de vaciado mayor.
  • Infecciones de orina. Suelen ser frecuentes durante el embarazo y provocar pequeños escapes.
  • Una vez se ha dado a luz, también existe un porcentaje de mujeres que pueden encontrarse con estos episodios durante unos meses posteriores al parto por el debilitamiento de la zona pélvica.

¿Qué podemos hacer para prevenir?

Lindor Lady - ejercicios de suelo pélvico
  • Ejercicios de suelo pélvico
  • Preparación del parto con masajes perineales con especialistas fisioterapeutas.
  • La alimentación es clave. Limitar el consumo de cafeína y sustancias irritantes, así como evitar el estreñimiento nos ayudarán a limitar estas pérdidas.
  • Una vez hayamos dado a luz, podemos usar bolas chinas o ejercicios hipopresivos.
  • Podemos usar compresas para pérdidas ligeras de orina respetuosas con la piel, para mayor seguridad y para ayudar a reducir esas infecciones.